5 consejos para tomar las uvas de Nochevieja en la Puerta del Sol de Madrid

Este año nos hemos tomado las uvas de Nochevieja con las campanadas de la Puerta del Sol de Madrid y la verdad es que salimos con mejor impresión de la que llevábamos antes de ir. Por ello, me animo a darte una serie de consejos que te pueden ser de utilidad si estás pensando en tomarte las uvas viendo las campanadas de la Puerta del Sol en directo.

La idea que llevábamos en la cabeza antes de ir, por lo que nos habían contado, era que no se podría entrar a la Plaza de la Puerta del Sol por la cantidad de gente que habría, que no se oirían las campanadas de Nochevieja por el escandalo que se monta y que era posible que nos lleváramos algún botellazo en la cabeza porque hay gente que se dedica a tirar las botellas de sidra hacia arriba cuando termina de bebérselas.

Con ese panorama cualquiera se animaba a ir… pero aún así, decidimos tomarnos las uvas en la Puerta del Sol y la verdad es que la experiencia no resultó tan dramática como aparentaba. A continuación te doy 5 consejos que espero que te sirvan para disfrutar de la mejor manera de esa experiencia:

1- Informarse sobre el metro. La parada de Sol estaba cerrada de 21:00 a 00.30 por lo que para ir a la Puerta del Sol tienes que bajarte en alguna estación cercana. Nosotros nos bajamos en la estación de Callao porque era la que mejor nos venía. Para volver el metro cerraba a la 01:30 por lo que o mueves hacia la zona por la que vayas a salir antes de esa hora o te tocará pagar un taxi.

2- Ir con tiempo. Nosotros llegamos a la estación de Callao a las 23:10 y pudimos bajar por la calle Preciados hasta la Plaza de la Puerta del Sol sin problemas. Quizás el hecho de que estuviera lloviendo hizo que fuera menos gente, pero aún así creo que no es necesario estar 2 horas antes en la Puerta del Sol como dice la gente. Antes de llegar a la plaza había un control policial para impedir que la gente entrara con botellas de vidrio a la plaza (punto positivo), por lo que tuvimos que vaciar nuestra botella de sidra en unos “minis” que nos proporcionaron.

3- No estar en una zona de paso. Lo mejor para intentar minimizar los agobios es estar en un lateral de la plaza apoyado en una pared o en una valla para evitar que se generen zonas de paso a tu alrededor. Nosotros bajamos por la calle Preciados y justo cuando empezaba la plaza nos quedamos en la esquina derecha apoyados en la pared. Desde ahí se veía perfecto y eso nos evitó mojarnos mucho más y nos permitió estar algo menos agobiados que si hubiéramos estado en otro sitio.

4- No anticiparse a las campanadas. Nos dijeron que las campanadas no se oirían, por lo que pensé en esperar a que bajara el carrillón, contar hasta cuatro (los cuartos) y después empezar a tomarme las uvas. Pero lo cierto es que conté demasiado rápido y escuché la primera campanada cuando ya tenía una uva en la boca. A partir de ahí las escuché todas hasta que en la séptima u octava dejé de oírlas… pero bueno, me dí cuenta de que hacen un efecto de luz en la fachada del edificio al ritmo de cada campanada, por lo que también puedes guiarte con eso.

5- Esperar a que se vacíe la plaza. Lo primero que hace la gente cuando termina de tomarse las uvas es intentar abandonar la Plaza de la Puerta del Sol empujándose unos a otros. Eso produjo alguna pequeña pelea. Si en lugar de intentar salir a las 00:05 te esperas un rato a que la plaza se vaya vaciando, podrás salir paseando tranquilamente por la plaza sin agobio e incluso acercarte hasta la base del reloj para hacerte alguna foto.

Bueno, esta fue mi experiencia tomándome las uvas en la Puerta del Sol. Espero que te sirva para disfrutar de la mejor manera posible del momento si decides ir a ver las campanadas de la Puerta del Sol en directo. ¡Feliz año!

Deja un comentario